Pacientes opinan

No divulgamos los datos personales de nuestros pacientes y la información sobre los programas que han realizado. No obstante, daremos la bienvenida a todo deseo de compartir las experiencias con otros padres en las páginas de este website.

Cambiamos dos veces de hospital y otras tantas de madre de alquiler. Hicimos ocho intentos, dos de ellos mediante gestación subrogada con células de donante. Luego acudimos a su clínica, ya que está cerquita. No sé si fue una fortuna, pero el embarazó se logró en el primerísimo intento. Gracias a todos los médicos de Vita Nova y, en especial, a Alexey Alexéevich y Tatiana Anatólievna.
Elena, Moscú

Muy buena clínica. No hay que esperar semanas para pasar consulta médica. Te atienden casi en seguida, en un día puedes consultar a todos los médicos especialistas. ¡Y un especial gracias por el exquisito café! :)
Pavel y Ana, Moscú

Estoy sola, no he logrado casarme. Mi problema es que no puedo llevar a término ningún embarazo: cada vez que me quedaba embarazada, incluso con semen de donante, tenía abortos diferidos. Médicos me aconsejaron recurrir a una madre de alquiler. La seleccioné yo misma, tardando más de un año en buscarla. Cuando llegamos juntas a un centro de FIV, me pidieron el certificado de matrimonio. Resultó que en Ucrania no puedo ser madre, ya que existe una ley al respecto, el que nadie ha visto. ¡Sólo para mujeres casadas! Me lo negaron en tres clínicas de Kiev, la misma cantilena se repitió en Khárkov. Consulté con abogados pero sólo se encogieron de hombros y me recomendaron litigar con las clínicas. ¿Y cómo puedo litigar si luego me sale rana cuando vaya a la clínica? Necesito un hijo y no una victoria en los tribunales.
En 2009 fui a Rusia a buscar mi suerte. Al conocer que no estoy casada, me rechazaron dos centros en San Petersburgo y SIETE en Moscú. Yo trataba de averiguar el porqué, cual es la ley o decreto que lo prohíbe, pero todo en vano. Simplemente me ignoraban, se negaban a atenderme sin dar explicaciones hasta el extremo de que una vez, cuando tuve un ataque de histeria, un médico me expulsó de su gabinete y llamó a guardias de seguridad. Por pura casualidad di con vuestra página web, marque el número de teléfono y la secretaria que atendió la llamada me dio un aliento de esperanza - ¡las mujeres solas sí pueden tener hijos! No sé todavía cómo va a terminar mi programa –tan sólo hemos comenzado a sincronizar los ciclos con la madre de alquiler- pero, en todo caso, os doy gracias por el trato humano, dedicación y por haberme dado una esperanza.
Ana, Kiev

¡Les ayudaremos a ser padres!

Hacer una pregunta

Concertar una cita